viernes, 27 de noviembre de 2009

Un cineasta se le ocurre bañarse de noche y la policía tiene que rescatarlo y gratis

El Gobierno del Principado quiere cobrar los rescates a los montañeros “imprudentes”, porque, y tienen razón, los recates son muy caros no sólo por dinero si no por las vidas de los rescatadores, ya que cualquier rescate es una acción de riesgo y en Asturias hay muchos casos de rescatadores fallecidos en acto de servicio.
Pues bien en Gijón uno de los cineastas de FIC tuvo la ocurrencia, no sabemos si estando sobrio, de bañarse en la playa de noche y vestido, al final tuvo que ir al policía a rescatarlo. A los montañeros se les quiere cobrar, pero a los “artistas” se les ríe las gracias.