jueves, 8 de septiembre de 2016

8 Sept manifestación: "Ganar la cai faciendo país" convocada por Lluchando Pola Soberanía

8 Sept manifestación: "Ganar la cai faciendo país" convocada por Lluchando Pola Soberanía 

MANIFIESTU CONVOCANTE

Un 8 de setiembre más tornamos a les cais les que creyemos nuna alternativa al discursu autocomplaciente y cuadonguista que se mos presenta pa esti día dende l’ámbitu institucional: y mos sobren los motivos.

Puxamos por dá-y la vuelta a la murnia realidá socieconómica que sufrimos na nuesa nación: la crisis permanente na que nos atopamos dende la reconversión sigue ensin señes de solucionase, con un desmantelamientu industrial que sigue avanzando al mesmu tiempu que la imposición d’un modelu terciarizáu, basáu na precariedá y la esplotación. Les altes tases xenerales de paru garren especial drama nel tarrén xuvenil, onde casi un 60% de desempléu trae como consecuencia miles d’emigraes cada añu. Sicasí, les que queden nun lo tienen muncho meyor: sigue retayándose na sanidá y educación pública, l’accesu a les prestaciones sociales ye cada vegada más difícil, y la probitú nun mengua.
Estes condiciones inaceptables vense empeoraes inda más pa les moces y muyeres. Los techos de cristal, la feminización de la probeza y de los trabayos rellacionaos colos cuidaos, tamién esos trabayos na casa cola reciella, cola xente mayor, coles persones dependientes, que nin se paguen nin se valoren. Una situación estructural que nos lleva a les moces y muyeres a carecer violencies estremaes: dende les agresiones sexuales d’estremada naturaleza al asesinatu, con una sociedá qu’énte’l feminicidiu mira pa otru llau. Un despreciu pa les nueses vides y los nuesos cuerpos; siguimos reclamando l’albuertu de baldre y seguru pa toes, tamién una atención sanitaria que valore y reconoza les nueses propies decisiones, la nuesa propia autonomía, que nun presuponga la nuesa orientación sexual, la nuesa identidá de xéneru o les nueses rellaciones.
Nel tarrén identitariu, dende les instituciones y el poder mediáticu siguen puxando pola aculturación: arrequexamientu de la cultura y llingües propies na RTPA, promoción con dinero público de corríes de toros, marxinación alministrativa, escolar, y en definitiva ñegación de drechos pa les comunidaes de falantes d’asturianu y gallego-asturiano, ya incluso l’incumplimientu de la so propia llegalidá n’estayes como la toponímica, son dalgunos exemplos de l’aición consciente ya institucionalizada de continuu ataque a cualquier seña propia.
Con esto y más, evidente la necesidá d’un cambéu de rumbu n’Asturies: siguir construyendo y faciendo ver la necesidá d’un proyeutu de país, basáu en cuestiones básiques como la xusticia social, el desarrollu d’una axenda propia qu’atienda a los problemes y necesidaes del nuesu pueblu, y too ello dende l’autoorganización, porque ensin unes ferramientes organizatives feches por y pal pueblu asturianu, nun ye posible tolo anterior.
Pa siguir avanzando nestes cuestiones, pa siguir faciendo país, reivindicamos la cai como’l camín principal ya irrenunciable, texendo redes nos pueblos, nes villes, nos barrios, nos conceyos, axuntando esfuercios, desmontando les manipulaciones hestóriques a les que mos someten como pueblu dende les esferes institucionales en díes como esti 8 de setiembre: en definitiva, faciéndonos valer como trabayadores, como muyeres, como asturianes, ante los que mos roben el futuru dende’l sucursalismu autonómicu, dende’l centralismu estatal, dende la farsa europea, dende la lóxica neolliberal del FMI, o dende’l militarismu imperialista de la OTAN.
Tornar a enllenar les cais ye un oxetivu y una necesidá que munches y munchos compartimos: construyir y facenos respetar.
#LluchandoPolaSoberanía

MANIFIESTO CONVOCANTE

Un 8 de septiembre más volvemos a las calles quienes creemos en una alternativa al discurso autocomplaciente y covadonguista que se nos presenta para este día desde el ámbito institucional: y nos sobran los motivos.
Apostamos por darle la vuelta a la triste realidad socieconómica que hemos sufrido en nuestra nación: la crisis permanente en la que nos encontramos desde la reconversión sigue sin señas de solucionarse, con un desmantelamiento industrial que sigue avanzando al mismo tiempo que la imposición de un modelo terciarizado, basado en la precariedad y la explotación. Las altas tasas generales de paro adquieren especial drama en el terreno juvenil, donde casi un 60% de desempleo trae como consecuencia miles de emigradps cada año. En cambio, quienes quedan no lo tienen mucho mejor: sigue recortándose en la sanidad y educación pública, el acceso a las prestaciones sociales es cada vez más difícil, y la pobreza no decrece.
Estas condiciones inaceptables se ven empeoradas todavía más para las jóvenes y mujeres. Los
techos de cristal, la feminización de la pobreza y de los trabajos relacionados con los cuidados, también esos trabajos en la casa con los hijos, con la gente mayor, con las personas dependientes, que ni se paguen ni se valoren. Una situación estructural que lleva a las jóvenes y mujeres a padecer violencias diversas: desde las agresiones sexuales de diversa naturaleza al asesinato, con una sociedad que ante el feminicidio mira para otro lado. Un desprecio para nuestras vidas y nuestros cuerpos; seguimos reclamando el aborto gratis y seguro para todas, también una atención sanitaria que valore y reconozca nuestras propias decisiones, nuestra propia autonomía, que no presuponga nuestra orientación sexual, nuestra identidad de género o nuestras relaciones.
En el terreno identitario, desde las instituciones y el poder mediático siguen pujando por la aculturación: arrinconamiento de la cultura y lenguas propias en la RTPA, promoción con dinero público de corridas de toros, marginación administrativa, escolar, y en definitiva negación de derechos para las comunidades de hablantes de asturiano y gallego-asturiano, e incluso el incumplimiento de su propia legalidad en partes como la toponímica, son algunos ejemplos de la acción consciente e institucionalizada de continuo ataque a cualquier seña propia.
Con esto y más, es evidente la necesidad de un cambio de rumbo en Asturias: seguir construyendo y haciendo ver la necesidad de un proyecto de país, basado en cuestiones básicas como la justicia social, el desarrollo de una agenda propia que atienda a los problemas y necesidades de nuestro pueblo, y todo ello desde la autoorganización, porque sin unas herramientas organizativas hechas por y para el pueblo asturiano, no es posible todo lo anterior.
Para seguir avanzando en estas cuestiones, para seguir haciendo país, reivindicamos la calle como el camino principal e irrenunciable, tejiendo redes en los pueblos, en las villas, en los barrios, en los concejos, juntando esfuerzos, desmontando las manipulaciones históricas de quienes nos someten como pueblo desde las esferas institucionales en días como este 8 de septiembre: en definitiva, haciéndonos valer como trabajadores, como mujeres, como asturianas, ante quienes nos roban el futuro desde el sucursalismo autonómico, desde el centralismo estatal, desde la farsa europea, desde la lógica neoliberal del FMI, o desde el militarismo imperialista de la OTAN.
Volver a llenar las calles es un objetivo y una necesidad que muchas y muchos compartimos: construir y hacernos respetar.
#LluchandoPolaSoberanía