sábado, 17 de noviembre de 2012

Rueda prensa del CSI "la represión policial durante la huelga general en Asturias"

Comunicáu de la Corriene Sindical d'Izquierda:
Detenes, feríes, colos güesos rotos, ensangrentaes, dempués de tolos fechos asocedíos nesti día, queremos espresar el nuesu mayor arguyu de pertenecer, más allá de cualquier sigla, a la clase obrera asturiana.
Al respective de la manifestación del 14-N, va unos díes, la CSI publicó un comunicáu onde se dicía que "vamos faer tou lo posible por que la unión de toos el trabayadores y trabayadores (sían del sindicatu que sían) calténgase y deámos-yos una llección a quien pretenden desunirnos".
La respuesta firme, contundente y ensin pasos p'atrás, a la hora de lliberar a los compañeros deteníos por defender el pan de toes, resultó imparable y demostrónos, otra vegada más, que la clase obrera, si permanez xunida, puede consiguir tou aquello que se proponga.
Hai que retraerse a los tiempos de Franco pa recordar les sedes sindicales invadíes poles fuerces represores. Intentarolo, güei, na nuesa Casa Sindical. Tenemos que dicir, que, a pesar de toles sos armes, a pesar de ls herids, fueron incapaces de cruciar la puerta del nuesu sindicatu. ¡Bravo por ls resistentes!. Con toa seguridá, güei, en toa Europa, la resistencia xunía a tola clase obrera.
Pa refugalos movíanos una razón: si cruciaben esa puerta, podríen cruciar la puerta de nueses mesmes cases, de les cases del obreres, de les cases del pueblu. Podríen cruciar les llínees coloraes que, cueste lo que cueste, enxamás-yos dexaremos cruciar.
Asturies paralizada pola fuelga xeneral, unes 25.000 persones na manifestación de la esquierda sindical de Asturies (CSI, CGT, CNT y SUATEA), otres 5.000, invadiendo les cais y arrodiando la comisaría de policía onde taben deteníos los nuesos compañeros, namá demuestren una cosa: ¡SÍ SE PUEDE!. Namás fai falta utilizar nueses meyores armes: ¡SOLIDARIDÁ Y LLUCHA OBRERA!.
Dende Asturies, la CSI comprometer a siguir engarrando, movilizando y lluchando pa faer poder obreru ellí onde gobierne'l capitalismu y la so inxusticia.
Yá teníamos la fuerza de la razón, pero, a partir de güei, vamos empezar a tener la razón de la fuerza.
¡PUXA LA LLUCHA OBRERA!. ¡PUXA ASTURIES!.
Más información