Bloque-UNA pide la retirada del borrador de la Ordenanza de convivencia ciudadana de Gijón - Xixón

Desde Bloque-UNA consideran una estrategia de la derecha municipal “partir de un borrador que atenta directamente contra nuestros derechos, para en un falso debate eliminar los aspectos más sangrantes, y así lograr un texto aparentemente negociado que continuará lesionando nuestras libertades básicas”.
Para Bloque-UNA es evidente que “el fenómeno del botellón es lo que menos importa en esta ordenanza, ya que ese fenómeno no ocupa ni un folio de los veinte que componen el borrador de la ordenanza” y según Fernández “el resto de la normativa se dedica directamente a reducir la calle a un coto para las empresas privadas, excluyendo a la ciudadanía eliminando sus derechos de participación, manifestación y de expresión” añadiendo “un trato denigrante a los colectivos más desprotegidos como la gente sin hogar, sin recursos y las prostitutas”.
Por todo esto Bloque-UNA rechaza un proceso de negociación de un borrador que “excluye a la mayor parte de la ciudadanía de Xixón y especialmente a los sectores que más directamente afectados nos veremos por esta norma, como los jóvenes, excluidos sociales, prostitutas, organizaciones políticas y sociales sin recursos económicos públicos, que por lo visto para Foro y PP no tenemos voz propia” y califican intolerable “los términos del borrador de la ordenanza, porque nos negamos a considerar admisible, es decir como punto de partida de nada, lo que ningún demócrata puede admitir, recortar derechos fundamentales”.

Asturiano
Daniel Fernández considera inalmitible que se diga que s'axusta partiendo d'un testu que retaya derechos fundamentales.
Bloque-UNA al traviés del so voceru de Xixón, Daniel Fernández, solicitó la retirada del borrador de la ordenanza de convivencia ciudadana, porque, dende'l so puntu de vista " nun puede almitise nenguna negociación onde'l puntu de partida sía'l retayu de derechos y llibertaes básiques".
Dende Bloque-UNA consideren una estratexa de la derecha municipal “partir d'un borrador qu'atenta directamente escontra los nuestros derechos, xenerando un alderique falsu que permita llograr un testu aparentemente axustáu que va siguir mancando les nuestres llibertaes básiques”.
Pa Bloque-UNA rescampla que “el fenómenu del botellón ye lo que menos importa nesta ordenanza, en tantu qu'esti fenómenu nun ocupa nin un foliu de los venti que componen el borrador de la ordenanza” y según Fernández “el restu de la normativa dedícase directamente a facer de la cai un cotu pa les empreses privaes, escluyendo a la ciudadanía, reduciendo los sos derechos de participación, manifestación y d'espresión” añediendo “un tratu denigrante a los colectivos más desprotexíos como ye la xente ensin casa, ensin recursos y les prostitutes”.
Por tou esto Bloque-UNA refuga un procesu de negociación d'un borrador que “esclúi a la mayor parte de la ciudadanía de Xixón y especialmente a los sectores que más directamente afectaos veremos por esta norma, como los mozos, escluyíos sociales, prostitutes, organizaciones polítiques y sociales ensin recursos económicos públicos, que polo visto pa Foro y PP nun tenemos voz propia” y califiquen intolerable “los términos del borrador de la ordenanza, porque nos negamos a considerar almisible, ye dicir como puntu de partida de nada, lo que nengún demócrata puede almitir, retayar derechos fundamentales”.