Y el autobús del “progreso” del PSOE quedó aparcado en Gijón


Uno de los autobuses de la campaña electoral del PSOE aparcado en el Centro de Transportes de Gijón -Foto de Antonio R. D. 27 junio 2011.-
El PSOE después de su fracaso en Asturias debería iniciar un periodo de autocrítica para entender por qué la mayoría de los votantes no quisieron subirse al autobús del “progreso” socialista. Aunque las personas sigan siendo las que son, no hay muchas más; por lo menos deberían rodar las cabezas de actitudes arrogantes, de ninguneo hacia las organizaciones sociales y vecinales, de falta, como por ejemplo las manifestadas por Javier Fernández hacia los grupos ecologistas. El autobús del "progreso" funciona con un combustible biodegradable de origen humano compuesto al 50% de esperanza y 50% de confianza, los votantes no vieron ninguna de las 2 cosas en el del PSOE.