Para UPyD el caso Blanco demuestra una degeneración democrática en el Ayuntamiento de Gijón

Ayuntamiento de Gijón -Foto AsturiasVerde-

Nota de Prensa de UPyD
Para Unión Progreso y Democracia de Gijón la postura que toma el Ayuntamiento de Gijón en el caso Blanco es el resultado de la degeneración democrática que vive el Consistorio gijonés, fruto de treinta años de gobierno del PSOE y la complicidad interesada de Izquierda Unida.
Los defectos administrativos detectados en la tramitación del Plan Parcial de Cabueñes, la causa judicial abierta a quien fuera arquitecto jefe Ovidio Blanco o las posibles responsabilidades políticas en que hayan incurrido máximos responsables municipales, deberían obligar al equipo de gobierno a seguir una estrategia completamente distinta a la que se está siguiendo hasta ahora y que no es otra que la de negar la realidad y escurrir el bulto.
La posición del Ayuntamiento de Gijón respecto al proceso que se sigue contra quien fuera arquitecto jefe en el Consistorio, Ovidio Blanco, resulta intolerable y demuestra , como mínimo, el nulo interés que existe por conocer la verdad y depurar responsabilidades. Para Unión Progreso y Democracia la falta de ética política y transparencia en la labor de gobierno se ha instalado definitivamente entre los máximos responsables públicos de la ciudad. Recordemos que en ningún momento , desde el inicio del escándalo que afecta a la parroquia de Cabueñes, el Ayuntamiento ha llevado la iniciativa con el objeto de esclarecer los hechos. Antes al contrario, ha ido siempre a remolque: negó al principio cualquier irregularidad despreciando chulescamente el compromiso ciudadano por saber la verdad. Posteriormente, y dadas las evidencias, se personó en la causa como acusación particular básicamente para lavar la cara ante la opinión pública Y ahora, en el colmo de la desfachatez y con el dinero de los gijoneses, para pedir por medio de su abogado el sobreseimiento de la causa al menos en los delitos de tráfico de influencias y uso de información privilegiada por posible prescripción de los mismos.
Para Armando Fernández Bartolomé, coordinador de UPyD en Gijón, “el caso Blanco viene a demostrar, más allá de irregularidades puramente urbanísticas por todos conocidas y que afectan de lleno al Plan General de Ordenación Urbana, la sordera antidemocrática que padece el vetusto gobierno de la ciudad sustentado por el PSOE e IU. No puede ser que el Ayuntamiento se pelee como gato panza arriba contra unos ciudadanos que solo quieren que se les oiga y se despejen las dudas y los puntos más oscuros de una actuación que afecta a su parroquia y a todos los gijoneses. La postura del equipo de gobierno debería ser radicalmente distinta por responsabilidad y compromiso con toda la ciudad: iniciativa inequívoca en el esclarecimiento de todo este feo asunto y admisión ya de responsabilidades políticas.
Desde UPyD exigimos que se expliquen de una vez por todas las razones e intereses que asisten al Ayuntamiento para actuar con la prepotencia y oscuridad con la que lo está haciendo y no se refugie en la ambigüedad, haciendo confundir el interés general con una operación que hasta el momento solo destaca por el cúmulo de irregularidades que presenta. PSOE e IU están obligados a dar explicaciones convincentes que no dejen resquicio a la especulación y la sospecha en un tema tan delicado como el urbanismo”.
Unión Progreso y Democracia de Gijón
+ MÁS INFORMACIÓN