El Ayuntamiento pone fin al resbalón en los mosaicos de Bernardo Sanjurjo

Uno de los mosaicos antes de sufrir el tratamiento antideslizante -Foto AsturiasVerde-

Crónica del día
Al final los mosaicos de Bernardo Sanjurjo que decoran los suelos del entorno de la plaza del Humedal tienen que ver la lija para evitar resbalones. El problema era que los materiales de los que estaban hechos los mosaicos se volvían muy resbaladizos cuando se mojaban. Lo que obligó, hace un par de semanas, a la policía municipal a acordonar la zona.
El remiendo también trae polémica ya que el Partido Popular denunció que la recuperación de los mosaicos tiene un presupuesto de 300.000 euros a cargo al Fondo Estatal de Inversión Local, los conocidos como planes ZaPatero. Pero lo más curioso es que de esa cifra, según denuncia el PP., 30.000 euros se los lleva Bernardo Sanjurjo por controlar el trabajo de los obreros. Como se puede comprobar los artistas municipales, a diferencia de los obreros, si tienen que remendar su obra pueden volver a cobrar.
La Alcaldesa, que no da puntada sin hilo, explicó que el problema con el material no era comprensible ya que se utilizó el mismo que se usó en el paseo de Los Álamos del Parque San Francisco, en Oviedo. Puede que sea la mala suerte, o que los materiales son de derechas, o la maldición de la Tatayuba (suelo de madera en un parque céntrico que hace años ocasionó una epidemia de resbalones); pero lo importante es que se están poniendo manos a la obra en la solución del problema y que los ciudadanos podrán volver a pasear sin miedo al resbalón.
Video crónica