El Conceyu contra el Tren de Alta Velocidad de Asturias se organiza e invita a participar a la ciudadanía

El "Alvia" de Renfe, en la estación de Gijón -Foto AsturiasVerde-

Carta convocatoria:
Os escribimos desde el “Conceyu contra el T.A.V.(Tren d’Alta Velocidá) d’Asturies” para convocaros a una reunión el próximo 9 de diciembre, a las 19.30 horas en la tienda de comercio justo “L’Arcu la Vieya” calle Postigo Alto, Uviéu.
El Conceyu lo formamos personas de diferentes concejos asturianos a título individual, que nos oponemos a un modelo de transporte elitista e insostenible económica, social y medioambientalmente.
No creemos en la necesidad de un tren de largo recorrido a alta velocidad que, para unir las grandes urbes del estado, tenga que arrasar, literalmente, el entorno rural/natural por el que pasa.
Renfe ya dispone desde hace años de un tren de alta velocidad llamado “Alvia” que realiza el recorrido Xixón-Madrid, en cuatro horas y media aproximadamente.
La construcción del T.A.V o A.V.E. con la excusa de “ganar” algo más de 60 minutos en ese mismo recorrido provoca gravísimos impactos allá por donde pasa, muchos de ellos irreversibles. Impactos medioambientales: movimientos de impresionantes masas de tierra*, desmontes*, muros de contención*, socavaciones*, vertidos a los ríos*, montañas de escombreras*, viaductos*…; impactos culturales/sociales: corrimientos de pueblos*, destrucción del patrimonio*, desaparición del entorno rural* ; impactos económicos: pérdida de las tierras más fértiles para la agricultura*, pérdida de prados para uso ganadero*, expropiaciones*…
Aumenta la división campo-ciudad y el encasillamiento del mundo rural como mero espacio de explotación de recursos, vertedero de residuos y zona de ocio urbano.
Consume grandes cantidades de energía tanto para su trazado como para su puesta en marcha, impulsando el avance del cambio climático.
En los territorios del estado español donde está ya funcionando el T.A.V. el volumen de transporte por carretera no se reduce, y lo que es más irracional energética y económicamente hablando termina sustituyendo al modelo de transporte público menos contaminante: el tren convencional sin dar servicio a pequeñas y medianas poblaciones.
Y todo esto ¿para qué? Para que una clase política y empresarial, aquella clase social cuyo “tiempo es oro”, consiga aumentar su lucro.
Para informar y denunciar ante la sociedad asturiana el sinsentido de una macro-infraestructura como ésta, que despilfarra cientos de millones de euros, que no trae consigo un desarrollo económico o social para la aplastante mayoría de los asturian@s y que ni tan siquiera crea empleo estable y digno para quienes trabajan en su construcción* creamos el Conceyu.
En la actualidad la línea férrea de Alta Velocidad ya ha destrozado el valle del Huerna en L.lena . De L.lena está previsto continuar el trazado hasta Soto Rei, atravesando para ello los concejos de Riosa, Morcín y La Ribera.
El trazado del T.A.V. por la costa asturiana está, de momento, paralizado, pero en el resto de las comunidades del Cantábrico sigue en pie.
Os invitamos a participar en una asamblea junto con otras asociaciones vecinales, culturales y ambientales asturianas con la intención de crear una plataforma contra este modelo de transporte y por la defensa del mundo rural, cultural y natural d’ Asturies.

* Ejemplos reales extraidos del Valle del Huerna, ríos Huerna y Naréu, pueblos de Ronzón y Mamorana… (Conceyu L.lena)