El absentismo escolar en Gijón afecta a unos 72 niños y niñas

Grupo Escolar Jovellanos -Foto AsturiasVerde-

Nota de prensa del Ayuntamiento de Gijón
El número de casos de alumnos absentistas durante el curso 2008-2009 descendió más de un quince por ciento respecto al curso anterior
Según el Informe Evaluativo "Plan de Trabajo Socio-Educativo en el Absentismo Escolar. Curso 2008-2009" elaborado por el Ayuntamiento de Gijón, el número de casos de absentismo escolar fue de 72, un 16,82% menos que el curso anterior.
El informe desvela que el absentismo se concentra mayoritariamente en Educación Secundaria (79,17%), en los cursos de 1º y 2º. Este índice supone el mayor volumen de población absentista en este nivel educativo a lo largo de las seis ediciones del Plan (respecto al curso anterior experimenta un incremento del 8,24%). En cuanto a Educación Primaria e Infantil, los niveles de absentismo fueron los más reducidos desde que se elabora el Plan, siendo la tasa en Educación Infantil similar a la del curso pasado.
El perfil del alumno absentista del curso 2008-2009 es el de joven de 15 a 16 años (44,45%), si bien el intervalo de edad 12-14 años muestra también un índice muy elevado (38,89%); por sexos no hay diferencia (50% en cada sexo) y los índices de retraso escolar son muy elevados. La desmotivación, las dificultades culturales y los problemas familiares constituyen las problemáticas asociadas más frecuentemente al absentismo. Ha aumentado el alumnado absentista perteneciente a minorías culturales (52,77%, frente al 47,67% del curso anterior): se trata de menores de etnia gitana (36,11%) o colectivos de extranjeros (16,66%) con dificultades de adaptación derivadas de la diversidad cultural.
Por lo que se refiere al perfil de las familias, la familia nuclear (42,18%), junto a la familia a cargo de un solo progenitor (42,19%), constituyen las formas de familia más frecuentes en este curso y ambas manejan índices de absentismo muy similares. Los niveles de formación de padres y madres, como en cursos anteriores, resultan muy bajos, por encima del nivel básico sólo se encuentra el 1,67 % de las madres y el 7,5% de los padres. La situaciones de fragilidad socioeconómica en las familias se han incrementado, aumentando respecto al curso anterior las categorías de desempleo y empleo precario.
Por último, en lo que se refiere a intervenciones, tanto desde el ámbito Educativo como de los Servicios Sociales, el informe recoge un cuantioso número de actuaciones por parte de sus profesionales, siendo la evolución positiva de esas intervenciones superior al curso pasado en un 5,98%.