martes, 20 de marzo de 2007

El PP promete terminar con «la censura» municipal a los jubilados de «Los Puertos»

La concejala y senadora Pilar Fernández Pardo, candidata a la Alcaldía de Gijón por el Partido Popular, se comprometió ayer ante una representación de miembros de la Asociación de Pensionistas y Jubilados «Los Puertos», ubicada en el Polígono de Pumarín, a acabar con «la censura» que ejerce el actual gobierno municipal sobre la organización vecinal. «El Ayuntamiento no nos da ni para un bolígrafo», le había asegurado minutos antes a la concejala Aurelio Álvarez, presidente de «Los Puertos». Fernández Pardo realizó una visita al pequeño local social que tienen en el número 4 de la calle del Puerto de Ventana, acompañada por varios miembros de la directiva popular y los ediles Juan Carlos Santos, Pablo González y Pedro Muñiz.

Los representantes de «Los Puertos», una asociación de jubilados y pensionistas fundada en 1997 y que tiene en la actualidad 918 asociados, manifestaron ante la candidata popular sus quejas sobre la falta de apoyo económico y colaboración que reciben desde el gobierno local, al que acusan de priorizar a otra organización de mayores que existe en el Polígono de Pumarín. Aurelio Álvarez denunció que no reciben ningún tipo de ayudas -«dejamos de pedirlas porque nunca nos las daban», matizó- y que se les impidió acceder a la gestión del centro de mayores del barrio.

Pilar Fernández Pardo mostró su sorpresa y rechazo al trato que se les da desde el gobierno que preside Paz Fernández Felgueroso al tiempo que analizó las limitaciones que para el desarrollo de las actividades de los numerosos asociados tiene el pequeño local, a cuyo alquiler, de 300 euros, deben hacer frente los asociados de su propio bolsillo.

La delegación popular aprovechó la visita para presentar algunas de sus iniciativas políticas en el campo de la tercera edad y debatir sobre proyectos vinculados al barrio. De hecho, los asociados mostraron su interés por el proyecto de eliminación de la barrera ferroviaria y la ubicación de la estación intermodal.