Quintueles reclama al Consistorio la colocación del alumbrado público

Desde la Asociación de Vecinos de Quintueles llevan más de un año reclamando la colocación del alumbrado público en muchos de los barrios de esta pedanía maliaya. Son más de 300 vecinos los que al llegar la noche se sumen en la más absoluta oscuridad, pues hasta ellos no les llega la luz de ninguna farola cercana. Calles y caminos quedan iluminados con el reflejo de la luna y la luz procedente del interior de las casas.
Con el cambio de gobierno el pasado año esperaban que se les solucionase, o por lo menos avanzarán algo en su problema, pero trás largas esperas y continuas excusas y retrasos en la colocación del alumbrado público, los vecinos están cansados de tener que ir a oscuras por sus calles al llegar la noche.
«Se pusieron unas pocas farolas cuando Hidrocantábrico hizo el cambio de baja a alta, pero es vergonzoso que estando en 2008 todavía haya vecinos sin luz pública», argumentan desde la junta directiva de la Asociación de Vecinos de Quintueles.
Falsas promesas
Tras numerosas reuniones y quejas por parte, tanto de vecinos como desde la propia asociación vecinal, el consistorio maliayo acordó con los vecinos la colocación del alumbrado a principios de año. Pero eso nunca llegó. De nuevo les dieron otra fecha, en este caso, no llegaría el verano sin que Quintueles tuviera farolas en todas las calles. Todavía siguen a oscuras.
Ahora, tendrán que esperar hasta el mes de octubre, nueva fecha propuesta por la Administración, para ver si finalmente pueden disfrutar de un alumbrado público en calles y caminos del núcleo, como la mayoría de pueblos.
Hasta entoces, los vecinos de Quintueles tendrán que seguir como hasta ahora, esperando que la luna sea benevola y propicie una luz que, de momento, les niegan desde los poderes públicos.